Kamasutra  para masturbarse en pareja

Kamasutra para masturbarse en pareja

16.11.2016 / 3644 hits / 0 Comments

¡Que no se escribe Kamasutra, que es Kama sutra! Bueno, la verdad es que la –santísima– R.A.E. no se ha pronunciado a tal efecto. Es más, viendo cómo se han convertido otras palabras, ¡hasta Camasutra podría valer!

Con independencia de que no quede claro qué criterio se debe aplicar para el tratamiento de este extranjerismo, lo que sí sabemos es que el onanismo tiene, más allá del perentorio alivio de las pulsiones libidinales, un registro técnico-artístico. ¿Qué? Bueno, lo diremos de otra forma: seguro que, en más de una ocasión, la masturbación en pareja no te ha traído el placer que encuentras a solas. Pero, no te preocupes, porque vamos a analizar 5 posturas sexuales para orientarte en los placeres de ser masturbada, o masturbado, por la persona que más amas.

Posturas sexuales

Cinco posiciones para tres niveles de experiencia, que no excluyen penetración, pero tampoco obligan a que esta sea vaginal. ¿No te lo imaginas? A continuación, lo ilustramos y explicamos.

Kamasutra ilustrado para masturbarse en pareja

El aprendiz tocón

Nivel de experiencia: principiante-ignorante
Ignorar nuca es malo per se, si nuestra intención se dirige a resolver las dudas que sustentan tal desconocimiento. Dicho de otro modo, si amas a tu chica, querrás aprender a acariciarla, y te volcarás en aprender a hacerlo.

Camasutra

Para ello, te proponemos una simple y cómoda posición. Como ves, ella se tumba boca arriba, con los muslos abiertos, de modo que su pareja tenga una visión panorámica de la vulva. Esto es, en sí, un estimulante tremendo para ambos, pero hay que asegurarse de que exista la lubricación mínima para ir al grano. Usa las manos, un vibrador de clítoris (si tu chica ama la estimulación externa) o un conejito vibrador (si lo quiere todo), y aplica las técnicas que te hemos enseñado. ¿Dónde? Aquí: Guía para la masturbación femenina. ¿Cómo hacer un dedo?

La mujer que susurra a los corceles

Nivel de experiencia: principiante-atrevida
Tipo de vibrador ideal: masturbadores de pene y masajeadores de próstata

No importa si tu chico es un potro desbocado o un manso equino, la cuestión reside en que siempre comiences con sensuales susurros, preguntando cómo quiere que lo toques o explicando lo que le vas a hacer… ¡Mientras le masturbas!

Camasutra

Ahora sí, en caso de que se trate de un hombre todoterreno, tienes la posibilidad de usar masturbadores para el pene o masajeadores de próstata; de manera que siempre quede una mano libre, bien para acariciar su pene, bien para ofrecer un masaje anal simultáneo (¿recuerdas dónde está su Punto P?). De modo contrario, si tienes un ejemplar sosegado postrado en la cama, nuestra recomendación es que uses las técnicas tradicionales de nuestro Curso avanzado para masturbar a un hombre. ¿Dónde me puedo comprar las lecciones? No están a la venta, son un regalo que encontrarás en la segunda parte de este artículo: Teoría y técnica de la masturbación masculina. (No os quedaréis ciegos).

La valquiria

Nivel de experiencia: intermedio-vampiresa
Para amantes de la música clásica y el sexo pasional, y mujeres con instinto FEMDOM. Recuerda que –en un principio– no estamos hablando de penetración, y sí de un juego en el que se puede representar cierta dominación. Así que, saca el CD de Wagner para que suene La valquiria; en su tercer acto comienza “La cabalgata”…

Camasutra

Una vez que tienes el ambiente musical adecuado, posa los glúteos sobre sus muslos, frente a su pene. Este simple gesto abrirá un mundo de posibilidades erótico-onanistas: desde acariciarse el clítoris con su glande (o hacerlo mientras se viste un vibrador anal); hasta cruzar las muñecas para masturbaros mutuamente, sintiendo el calor de la excitación más pura y comunicativa, en uno de los escenarios más íntimos del sexo. Más íntimo, incluso, que la penetración. Pero si esta fuera requerida, siempre podéis pensar en una versión suave de sexo anal, introduciendo ligeramente el glande, mientras acaricias el clítoris y la vulva. Y, lo decimos en plural, porque ambos tenéis las manos libres…

El perrito travieso

Nivel de experiencia: intermedio-espabilado
Accesorios: masajeadores para parejas, vibradores anales y arneses

No te canses del estilo perrito, tiene más posibilidades de lo que aparenta. De hecho, es la postura más versátil para todas las parejas, sin distinción de género u orientación sexual. Solo hay que tener espíritu aventurero…

Camasutra

Si eres un chico inquieto en una relación sexual convencional, esta postura es ideal para añadir un poco de sal y pimienta. Lo ideal es comenzar a acariciar su clítoris con el pene, como si estuvieras embistiendo, pero sin penetrar. De modo que, cuando se alcance un nivel de excitación alto, sujetes tu miembro con la mano y otorgues rápidos toques con el glande (al tiempo que el tallo del pene se desliza entre los labios). Pero existen muchas más combinaciones, entre las que se encuentra a la mujer con un arnés, masturbando al hombre, mientras le penetra.

El misionero lazarillo

Nivel de experiencia: avanzado-kinker
¿Pensabas que lo habías visto todo? Pues ahora verás menos. Tápate los ojos y vuelca tu imaginación en el ejercicio de dar placer a tu pareja.

Camasutra

Como en el perrito travieso, también se puede acariciar fácil y agradablemente con el pene, y reproducir aquellas pulsaciones rápidas. Sin embargo, te vamos a proponer algo un poco más travieso: lubrica su vagina e inserta un masajeador para parejas, suavemente; sube, poco a poco, la intensidad de las vibraciones con el mando a distancia, al tiempo que te masturbas sobre su vulva. Cuando veas que ella encuentra la potencia adecuada, introduce solo el glande (donde ella te lo pida) sin dejar de masturbarte, y retíralo justo en el momento en que ella alcance el clímax.

No será por ideas…